Benjamin Netanyahu es el nuevo Trump

Y la coalición de cambio de Israel es Biden.

No hace falta saber hebreo para entender el drama político que se vive en Israel y el intento de formar una coalición de unidad nacional para destituir al primer ministro Benjamin Netanyahu. Lo único que hay que entender es una cosa: Netanyahu está haciendo que sus enemigos se enfaden aún más que Donald Trump.

Al igual que Trump, la principal estrategia política de Netanyahu para ganar las elecciones fue cultivar un intenso culto a la personalidad y tratar de ganar y retener el poder con una estrecha mayoría dividiendo a Israel a lo largo de tantas líneas como sea posible, en su caso, principalmente judíos contra árabes, izquierda contra derecha, religiosos contra seculares, patriotas contra traidores.

Y al igual que Trump, Bibi no se detiene ante los semáforos en rojo. Se contentó perfectamente con socavar las instituciones democráticas de Israel, la prensa y el Estado de Derecho, cualquier cosa que limitara su deseo de conservar el poder tras 12 años de gobierno. Eso explica que ahora esté luchando por su vida política, mientras su futuro está sumido en investigaciones y juicios por corrupción, fraude y malversación.

¿Te suena esto?

Al igual que Trump, Bibi estaba y sigue estando dispuesto a llevar a la sociedad israelí al borde de la guerra civil para mantenerse en el poder, por lo que Israel se encuentra en un momento delicado, y el proceso de formación de un gobierno post-Netanyahu está lejos de terminar. Antes de que la frágil e increíblemente diversa “coalición del cambio” reunida para derrocar a Netanyahu preste juramento, lo que podría no ocurrir hasta el 14 de junio, Bibi y sus seguidores de la secta política utilizarán despiadadamente todos los trucos del libro -y no del libro- para impedir esta transferencia de poder.

¿Te resulta familiar?

En muchos sentidos, la improbable coalición que se ha formado en Israel para intentar derrocar a Bibi es el equivalente israelí del bainismo: un movimiento de personas que creen que la sociedad necesita reparar su andrajoso tejido político, dar un paso atrás y restablecer el respeto a las instituciones y a los demás.

La versión israelí del baidismo debería llamarse lapidismo, en honor a Yair Lapid, antiguo televangelista y fundador del partido centrista Yesh Atid. Es un líder político israelí que ha sublimado su ego como nadie para montar esta coalición en la que será primer ministro en alternancia con su rival de derechas y actual socio Naftali Bennett, un nacionalista religioso partidario de un asentamiento. Lapid incluso está dando a Bennett el primer puesto para consolidar su apoyo, a pesar de que el partido de Bennett es mucho más pequeño. Lapid pretende restar importancia a la ideología, hacer lo que funciona de forma pragmática y restablecer la salud de las instituciones democráticas de Israel, tan comprometidas durante la era Bibi.

Cuando el presidente israelí dio al Sr. Lapid la oportunidad de intentar formar gobierno hace unas semanas, el Sr. Lapid dijo: “Estamos cansados de la ira y el odio” y que su objetivo era “empezar algo diferente”.

Lapid y sus aliados de la coalición derecha-izquierda están seguros de hacerlo.

Tan fuerte es el deseo de la coalición antibíblica de destituirlo que ha roto el mayor tabú político de la historia política israelí: su disposición a formar una coalición de unidad nacional con el Partido Islámico Árabe de Israel, cuyos cuatro escaños en la Knesset son necesarios para formar una nueva mayoría de gobierno.

Como señalan los medios de comunicación israelíes, Mansour Abbas, jefe del partido Ram Árabe de Israel, conocido en inglés como United Arab List, “hizo historia política israelí el miércoles al firmar un acuerdo que permite a los partidos árabes entrar en el gobierno por primera vez”.

Abbas dijo a los periodistas que él, Lapid y Bennett “llegaron a importantes acuerdos en varios campos que son de interés para la comunidad árabe”. Esto es notable.

Abbas cree que ya es hora de que los árabes israelíes entren en el juego político israelí, como lo hace el otro gran grupo político no sionista de Israel, los partidos judíos ultraortodoxos. Y se la juegan, utilizando sus votos para conseguir el mayor presupuesto posible para sus comunidades. Según Ynetnews, Bennett y Lapid-Rahm han prometido una nueva e importante financiación durante los próximos diez años “para combatir la violencia desenfrenada y el crimen organizado en las sociedades árabes” y para “reparar las infraestructuras en ruinas de las ciudades y pueblos árabes”.

Comprobación de la realidad: una cosa que he aprendido en cuarenta años de informar sobre Oriente Medio: las ocho palabras más peligrosas para escribir en un artículo o columna después de un acontecimiento importante son”. El mundo siempre será igual”.

Pero no fue difícil maravillarse ante la imagen inédita de Abbas, Lapid y Bennett sentados alrededor de una pequeña mesa el miércoles, redactando un acuerdo de coalición y sonriendo para las cámaras.” Fue una toma histórica, realizada por los ayudantes de Mansour Abbas en una habitación de hotel: un momento crucial en el que un gobierno alcanzó una mayoría que podría -si no es ya seguro- sustituir a Binyamin Netanyahu”, escribe Ansel Pfeifer, de Haaretz.

No obstante, añadió que no hay que olvidar que “el hombre que lo hizo posible no estaba allí”. Netanyahu creó este momento”.

Sí, es cierto que el principal pegamento de esta coalición es la oposición de Netanyahu. Pero, por desgracia, también he aprendido que, en lo que respecta a la política de Oriente Medio, la mayoría de los grandes avances se producen cuando se obliga a los grandes a hacer lo correcto por razones equivocadas. Si esperas que todo el mundo haga lo correcto por las razones correctas, esperarás eternamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *