El FBI advirtió a Giuliani de una campaña de desinformación rusa contra Biden.


El FBI advirtió a Rudolph Giuliani a finales de 2019 que era el objetivo de una operación de influencia rusa destinada a difundir desinformación y causar daño político al presidente Joe Biden antes de las elecciones del año pasado, según personas familiarizadas con el asunto.

Varios funcionarios estadounidenses actuales y anteriores dijeron que la advertencia formaba parte de un esfuerzo más amplio de la oficina para advertir a los miembros del Congreso y al menos a un medio de comunicación conservador, One America News, de que podrían ser utilizados por Rusia para intentar influir en el resultado de las elecciones. Todos ellos hablaron bajo condición de anonimato porque el tema sigue siendo muy delicado.

Giuliani fue advertido por el FBI de que había estado muy involucrado en la campaña de reelección del expresidente Donald Trump en 2020 y en las actividades relacionadas con ella en Ucrania, y que podría sacar a la luz información poco halagüeña o incriminatoria sobre la familia Biden. La revelación se produce después de que el FBI incautara esta semana el teléfono móvil y otros dispositivos electrónicos del señor Giuliani como parte de una larga investigación criminal sobre si el ex alcalde de Nueva York y abogado personal del señor Trump actuó como agente extranjero no registrado.
La advertencia, emitida por funcionarios de contrainteligencia, es independiente de la investigación penal en curso del Departamento de Justicia, pero refleja una preocupación más amplia entre las agencias de inteligencia de Estados Unidos y los investigadores federales de que Giuliani -al igual que otros poderosos estadounidenses e instituciones de Estados Unidos- estaba siendo manipulado por el gobierno ruso para servir a sus intereses, y que parece haber ignorado descaradamente esas preocupaciones.
A pesar de estas advertencias, Giuliani acudió como estaba previsto a Kiev, la capital ucraniana, en diciembre de 2019, donde se reunió con un legislador ucraniano al que el Gobierno estadounidense calificó posteriormente de “agente ruso activo” y le impuso sanciones por realizar una “campaña de influencia” contra Biden. Los funcionarios dijeron que en la operación participaron funcionarios y asesores políticos ucranianos que, según la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, actuaban como agentes rusos, no sólo para desprestigiar a Biden y socavar su candidatura, sino también para reducir el apoyo de Estados Unidos a Ucrania.

El abogado de Giuliani, Robert J. Costello, no respondió a las solicitudes de comentarios. Una portavoz del FBI declinó hacer comentarios.

El verano pasado, el FBI también emitió un llamado informe de protección para el senador. Antes de las elecciones, el senador Ron Johnson (republicano de Virginia) utilizó su puesto como presidente del Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado para investigar la relación de Biden con Ucrania mientras era vicepresidente y su hijo, Hunter Biden, ocupaba un lucrativo puesto en el consejo de una empresa energética ucraniana.
El Sr. Johnson, un aliado incondicional del Sr. Trump, recordó haber recibido vagas advertencias de los funcionarios del FBI en agosto, pero dijo el jueves que no había ninguna sustancia en sus advertencias y que no consideró la reunión como una “sesión informativa defensiva” sobre su supervisión de las empresas de la familia Biden en el extranjero.

“Con respecto a los informes de que recibí un informe del FBI advirtiendo que era un objetivo de desinformación rusa, puedo confirmar que recibí dicho informe en agosto de 2020″, dijo Johnson en un comunicado a The Washington Post.” Pregunté a los participantes en la sesión informativa qué pruebas concretas tenían de esta advertencia, y no pudieron proporcionarme más que una advertencia generalizada. A falta de información específica, la sesión informativa me pareció totalmente innecesaria y superflua (ya que soy plenamente consciente de los peligros de la desinformación rusa).

“Debido a que la sesión informativa no tenía sustancia y tuvo lugar después de que los dirigentes demócratas hubieran preparado y difundido productos de desinformación, sospecho que la sesión informativa estaba destinada a ser utilizada más tarde para el propósito actual: permitir que los medios de comunicación sesgados ignoren las advertencias y me acusen falsamente de ser una herramienta de Rusia.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *