Las fuerzas israelíes atacan Gaza

A primera hora del viernes, Israel intensificó su asalto a Gaza con un bombardeo combinado de aire y artillería destinado a destruir el sistema de túneles de Hamás y a enfrentar a las fuerzas terrestres por primera vez en cinco días de combates. El conflicto no tiene visos de remitir. Hasta la fecha, han muerto 119 personas en Gaza y nueve en Israel, y otros cientos han resultado heridos.

En el ataque de 40 minutos a medianoche, que obligó a cientos de civiles del norte de la Franja de Gaza a huir de sus casas, participaron 160 aviones de guerra israelíes y tres brigadas de tropas terrestres, incluidos tanques, según un portavoz militar israelí.

El teniente general Jonathan Conricus dijo que, aunque las tropas terrestres participaron, no entraron en Gaza, desmintiendo el asalto terrestre al enclave anunciado el día anterior.

A lo largo de la noche, la violencia y los disturbios continuaron extendiéndose en Israel y los territorios palestinos. En Cisjordania, las tensiones entre los residentes, los soldados israelíes, las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina y los colonos judíos se convirtieron en una mezcla explosiva, con enfrentamientos que estallaron en Ramala, Belén, Nablus y otras ciudades de Cisjordania. Según la organización israelí de derechos humanos B’tsalem, los colonos han incendiado grandes extensiones de tierras de cultivo palestinas.

En Israel, los enfrentamientos entre judíos y árabes israelíes entraron en su cuarta noche, y la policía detuvo a más de 100 personas en ciudades de todo el país. Al estallar los combates en ciudades como Haifa y Acre, muchos israelíes temieron que surgieran las semillas de una guerra civil permanente.

En toda la región, la gente salió a manifestarse y a expresar su solidaridad con los palestinos. El viernes por la tarde, decenas de manifestantes procedentes de Líbano cruzaron la valla fronteriza hacia territorio israelí y prendieron fuego a un campo cerca de la ciudad norteña de Metulla. El ejército israelí dijo que los soldados abrieron fuego contra ellos y que regresaron a territorio libanés.

El ejército israelí dijo que su operación en la Franja de Gaza tenía como objetivo el vasto sistema de túneles que Hamás lleva años construyendo bajo las carreteras de Gaza. Los ataques podrían provocar un gran número de víctimas civiles.

“A diferencia de nuestros cuidadosos esfuerzos por despejar las zonas civiles antes de atacar edificios altos o grandes estructuras en la Franja de Gaza, esto resultó imposible esta vez”, dijo el funcionario militar, añadiendo que la operación tuvo como objetivo los túneles e infraestructuras de Hamás con “municiones de alta precisión”.

La población civil del otro lado de la frontera de Gaza también pasó la noche bajo la amenaza de destrucción desde arriba, ya que Hamás siguió disparando una andanada casi constante de cohetes hacia el sur de Israel. Nueve residentes israelíes, entre ellos un soldado y un trabajador invitado de la India, murieron a causa de cohetes no guiados que impactaron en viviendas, coches y un autobús. Una mujer de 50 años sucumbió a sus heridas cuando huía de un ataque aéreo el viernes por la mañana. Los ataques aéreos se han convertido en un calvario diario, a menudo cada hora, para millones de israelíes.

El ataque israelí del viernes por la mañana formaba parte de su misión declarada de destruir la capacidad de Hamás de construir, transportar y lanzar cohetes. El portavoz de las FDI, Conricus, dijo que dos brigadas de infantería y una brigada de tanques se acercaron a la frontera pero no la cruzaron, mientras que aviones de guerra israelíes bombardeaban la Franja de Gaza. Los tanques dispararon unos 50 proyectiles contra el enclave, dijo.

“El objetivo de la operación conjunta de las fuerzas aéreas y terrestres era golpear con fuerza el sistema de túneles subterráneos de Hamás, que llamamos “el subsuelo”, que en realidad es una ciudad bajo la ciudad de Gaza”, dijo Conricus. Se trata de un activo estratégico en el que Hamás ha invertido años de esfuerzo, tiempo e importantes recursos”.

Dijo que era demasiado pronto para decir qué parte del sistema de túneles había sido destruida, pero añadió que un “número significativo de combatientes enemigos” había muerto en la operación nocturna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *