Violencia en Gaza, se avecina una guerra

El número de muertos aumenta y las protestas árabe-israelíes se intensifican a medida que Israel y Gaza se acercan a la guerra.

La población civil de Israel y Gaza soportó un tercer día de disparos mortales de cohetes y ataques aéreos, mientras la peor violencia en años entre el ejército israelí y los militantes de Gaza seguía intensificándose el miércoles.

Mientras sonaban los ataques aéreos y las sirenas de ataque aéreo, los ciudadanos palestinos de Israel se lanzaron a las calles, incendiando coches y luchando con la policía en escenas que recordaban a los violentos disturbios que sacudieron el país hace décadas.

“Esto recuerda a escenas de nuestro pasado, y no podemos aceptarlo, y menos en nuestro país”, dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. “Hago un llamamiento a todos los líderes públicos, especialmente a los líderes árabes, para que condenen esto y actúen de todas las maneras posibles para detenerlo”.

“No hemos visto tanta violencia desde octubre de 2000”, dijo el jefe de la policía israelí, Kobi Shabtai, refiriéndose a las protestas árabes al comienzo de la segunda intifada, un levantamiento palestino masivo.

Unas 48 personas de Gaza, entre ellas 14 niños, según las autoridades sanitarias palestinas, y seis israelíes, entre ellos un adolescente, murieron en el peor brote de violencia de los últimos siete años. Los socorristas israelíes afirman que el estallido de violencia ha vuelto a desencadenar las consabidas andanadas de represalias mutuas y ha provocado un estallido mucho más raro de disturbios masivos entre los ciudadanos palestinos en Israel.

Poco antes de las 9 de la noche del martes, Hamás, el grupo militante islamista que gobierna la Franja de Gaza, anunció que dispararía cohetes contra Tel Aviv en respuesta a los intensos ataques aéreos israelíes que derribaron un edificio de 13 plantas y a otros ataques desde zonas elevadas. El ejército israelí dijo que el edificio de 13 pisos albergaba las oficinas de inteligencia militar de Hamás y una unidad de investigación y desarrollo de misiles.

“Residentes de Gaza, estáis viviendo esta operación militar porque las organizaciones terroristas han decidido una vez más poneros en la línea de fuego”, dijo el ejército israelí en un post de Facebook. Aléjate de ellos”. Aléjate de los lugares donde operan. Protéjanse ustedes y sus familias”.

En respuesta, Hamás disparó más de 1.000 cohetes y granadas de mortero contra Tel Aviv y sus alrededores, así como contra decenas de comunidades del sur de Israel. Un cohete alcanzó un autobús en el centro de Holon, hiriendo a cuatro personas, entre ellas un niño de 5 años.

Los cohetes también cayeron cerca del aeropuerto internacional Ben-Gurion, que fue cerrado temporalmente y los aviones desviados. El miércoles, las aerolíneas United, Delta y American dijeron que habían cancelado los vuelos desde y hacia el aeropuerto Ben-Gurion por motivos de seguridad.

Netanyahu dijo que el uso de misiles antitanque, que mató a una persona e hirió a otras tres en una ciudad israelí cerca de la frontera con Gaza el miércoles, fue uno de los “acontecimientos difíciles” desde que comenzó la escalada. “Responderemos con mayor intensidad”, dijo.

El ejército israelí dijo que había llevado a cabo una operación “compleja y sin precedentes” en la ciudad de Gaza y en Jan Yunis, en cooperación con la agencia de seguridad Shabak, y que había matado al menos a 10 altos mandos de Hamás sospechosos de estar cerca del oscuro líder militar Mohammed Deif.

El teniente coronel Jonathan Conricus dijo que Israel atacó al menos 350 objetivos militares en Gaza y mató al menos a 25 militantes de Hamás y de la Yihad Islámica, un grupo militante más pequeño en el enclave.

El ejército también dijo que los aviones de guerra israelíes atacaron dos instalaciones de fabricación de armas en el norte de la Franja de Gaza y alcanzaron un vehículo que transportaba militantes de Hamás que dispararon misiles antitanque.

El gabinete israelí tiene previsto reunirse el miércoles por la tarde para debatir una posible ampliación de la operación en Gaza.

A primera hora del miércoles, el ejército israelí ordenó a todos los residentes, incluidos los agricultores, que viven en un radio de 3,5 kilómetros de la Franja de Gaza que permanecieran temporalmente en sus casas, por temor a que Hamás pudiera utilizar cohetes de corto alcance, cohetes de fuego directo o francotiradores para atacar a los civiles. El ejército israelí también ha expresado su preocupación por la posibilidad de que Hamás utilice túneles para infiltrarse en territorio israelí, a pesar de un sistema de sensores subterráneos construido recientemente para impedir tales incursiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *